Día duro, muy duro ... pero quien dijo que este deporte es fácil. Con mucho, mucho viento y mucha, mucha agua ... y  tras muchas deliberaciones se opto por jugar.

Al final de la jornada, muchas historias y anécdotas que contar animaron una merecida comida en un ambiente estupendo. Se llego a escuchar que los carros tomaban vida propia y que se iban solos a los ríos y a los búnkers, que los drives volaban y se subían solos a los arboles ... historias que contaremos en múltiples reuniones y nunca se creerán, pero que nosotros un día vivimos en "La Herrería". Gracias a todos por soportar tan dura jornada sin perder la sonrisa!!! ... esto es Putt & Drive en estado puro.

Debes de estar registrado para poder comentar